Daisuke

“Había momentos en los que sentía que los libros constituían su única y verdadera patria” .

Daisuke, Natsume Sōseki.

Daisuke vive al margen de las necesidades humanas, como si tener que buscar un medio para satisfacerlas fuese demasiado banal para la existencia. Se deleita en la contemplación de las flores (de ahí la maravillosa portada de la edición de Impedimenta, con la ilustración de Basilius Besler). Pasa largas horas contemplando su jardín desde el engawa de su casa, cuando no tiene alguna visita o escribe cartas a sus amigos. Dice no usar nunca las palabras “ansiedad o moderno”, muy de moda en aquella época (principios de siglo XX). Pero el hastío inicial que siente el personaje principal, Daisuke, por no creer en un futuro de Japón, se transforma precisamente en esa ansiedad, un conflicto que le hará tener que decidir entre su familia y el respeto de las tradiciones japonesas, o el amor.


“Si nunca tienes una experiencia maravillosa al margen del sustento, entonces no tiene sentido pertenecer a la raza humana”.


Terminar Daisuke ha sido mi primer reto literario de este confinamiento. Digo reto, porque la empecé hace unos cinco años y la abandoné. Supongo que necesitaba el estímulo de una buena introducción a la vida de su autor, Natsume Sōseki, por parte de Fernando Clemot (mi profesor literario) y de la revista que co-dirige, Quimera, dedicada a la literatura japonesa (número de febrero 2020).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s