Atlántida del siglo XXI

Tuvo que suceder así. El agua se la tragó toda por completo. El café borboteaba y sobre los fuegos se habían resecado las primeras gotas que habían caído. Quitó la cafetera de su fuente de calor y, quemándose de nuevo los dedos, lo distribuyó en dos pequeñas tacitas. Luego las trasladó a la mesa del [...]

Anuncios